Paredes divisorias antisísmicas: habrían resistido al impacto sísmico de Amatrice

Paredes divisorias antisísmicas: Inwall resiste a las sacudidas de alta intensidad sin producir daños estructurales

El Consejo Nacional de Ingenieros ha aportado un dato muy interesante: más de 21,5 millones de personas habitan en áreas del país expuestas a un riesgo sísmico MUY o BASTANTE elevado (concretamente zonas consideradas nivel 1 o 2); otros 19 millones en cambio, viven en zonas de nivel 3. Puesto que un terremoto se puede prever ni evitar, es necesario invertir recursos en la adaptación sísmica de las estructuras de los edificios, para contener el daño y sobre todo para proteger al máximo la integridad de las personas.

VetroIN es una gran empresa que se dedica a la proyección y realización de equipamiento en vidrio para oficinas, en los últimos años ha invertido recursos y tiempo para encontrar soluciones para dar respuesta al problema, y es así como nace INWALL, la décima colección de paredes divisorias antisísmicas de la empresa, presentada en el décimo aniversario de actividad.
Es importante saber que estas paredes divisorias antisísmicas habrían resistido incluso el impacto sísmico ocurrido en Amatrice en el 2016, que causó la completa destrucción de tantas ciudades del centro de Italia y cientos de muertos y heridos. Estas pruebas realizadas en una mesa vibratoria por la Universidad Fderico II nos indican que las paredes INWALL no habrían sufrido ningún daño en este impacto sísmico. Podemos afirmarlo, estamos delante de una verdadera revolución.

24/02/2018
24/05/2018
24/07/2017
24/02/2018
24/03/2017
24/02/2017
I contenuti di questo sito non hanno carattere di periodicità e non rappresentano 'prodotto editoriale'.